COMUNIDAD DE 18 A 36 MESES

Nuestro ambiente preparado especialmente para COMUNIDAD INFANTIL acoge niños de 18 meses a 3 años. Cuidamos cada detalle de modo que satisfaga las necesidades de los pequeños, todo el material se encuentra a su servicio, permitiendo mayor libertad y un mayor aprendizaje dirigido por el propio niño. Este ambiente se mantiene tranquilo y estructurado favoreciendo tanto la independencia de los pequeños, como las interacciones entre ellos. 

A esta edad hay una necesidad de orden y deseo de consistencia y repetición. Les encanta la rutina y la estructura, por ejemplo, las rutinas de la mañana durante la asamblea, ordenar, incluso pueden tener en cuenta qué hacer después de una actividad en particular, etc.

Los niños de 0 a 3 años desarrollan su inteligencia a través de sus sentidos. Esto se debe a que los niños aquí absorben el conocimiento del entorno a través de sus sentidos; sentidos visual, táctil, auditivo, olfativo y gustativo. Ejemplo, los niños ven y todo lo que ven es absorbido en la mente absorbente para construir su personalidad. La Dra. Montessori dijo: «Las cosas que ve no solo las recuerda, sino que forman parte de su alma». 

Los niños escuchan sonidos desde el primer día, escuchan cuando el adulto habla y emite sonidos, estos son absorbidos, y luego forman la base para construir su propia inteligencia lingüística. Lo mismo ocurre con el sentido del gusto, el tacto y el olfato donde los niños de 0 a 3 años absorben en la mente absorbente inconsciente, luego la procesan para poder distinguir entre temperaturas y sabores.

Existe una relación directa entre el área cognitiva y sensorial del niño. Lo que el niño ve, toca, saborea, oye y huele envía señales a su cerebro y, por lo tanto, influye en su pensamiento o razonamiento. Hay una relación directa entre la mente absorbente y los sentidos. La mente absorbente depende de las experiencias sensoriales para desarrollarse, por eso es muy importante que el entorno proporcione ricos estímulos a través de los sentidos para nutrir la mente absorbente. Cuanto más rico es el estímulo, más rico es el alimento. El entorno sensorial proporciona materiales apropiados para potenciar este alimento. Los materiales allí están para estimular todos los sentidos para una correcta absorción.